Un día cualquiera de nuestra vida, sin nosotros quererlo o pretenderlo, nuestro cuerpo se ve sometido a numerosas agresiones: estrés, obligaciones, trabajo, alimentación inadecuada… Nuestro ritmo diario nos obliga, muchas veces, a no prestarle la atención y el cuidado que nuestro organismo se merece, acumulando toxinas (grasas, azúcares, etc.), y obligando a nuestro cuerpo a trabajar más, para conseguir eliminarlas de forma natural. Este sobreesfuerzo provoca un desgaste añadido a nuestro hígado, colon y demás organismos, que a la larga nos pasará factura.

La acumulación de toxinas es responsable de enfermedades como la gota, la artritis, el reumatismo o la celulitis. Eliminar toxinas es necesario para sentirnos mejor por dentro y por fuera. Para lograrlo, es muy recomendable depurar nuestro organismo. A través de la depuración, ingerimos una serie de minerales, aminoácidos y principios medicinales y naturales con propiedades diuréticas que nos ayudan a eliminar todo eso que nos sobra.

Pero no hay que olvidar que para sentirse mejor, debemos seguir una serie de consejos que ya os hemos comentado en repetidas ocasiones (Mueve el “body” y gana en salud)

  • Equilibra tu dieta introduciendo cereales, frutas, verduras, etc. Esto nos ayudará a evitar enfermedades como el colesterol, la hipertensión o la obesidad.
  • Bebe agua (al menos 2 litros diarios).
  • Practica un poco de ejercicio físico. Moverse siempre es bueno para mantenernos más activos y sanos.

Aún así, no está demás hacer una o dos depuraciones anuales, para ayudar a nuestro organismo a librarse de residuos dañinoso retenciones. Ya sabéis que en Derbós  somos muy naturales y por eso, os proponemos una serie de plantas depurativas para que vuestro organismo pueda eliminar toxinas de una forma sana y natural.

ALCACHOFA. Con propiedades diuréticas, alto contenido en fibra y efectos regeneradores del hígado, la alcachofa se ha convertido en la reina de la depuración por excelencia, ya que no solo favorece la eliminación de líquidos, también de toxinas.

DIENTE DE LEÓN. Es un depurativo muy recomendable para el riñón y para el hígado. Perfecto para combatir trastornos de la piel como el acné, los quistes sebáceos o la piel irritante y con grasa.

COLA DE CABALLO. Una planta con propiedades diuréticas importantes para la sangre y para regenerar células muertas y mejorar la cicatrización de heridas. También se emplea en los tratamientos contra la obesidad, el exceso de ácido úrico o enfermedades reumáticas.

ORTIGA. Esta planta tan peculiar es perfecta para limpiar la sangre, depurar los riñones, bajar la presión sanguínea y controlar la aparición de hemorroides.

AJO. Se le considera un buen diurético ya que favorece la eliminación de líquidos corporales y toxinas. Muy recomendable para combatir el reumatismo, la hidropesía o los edemas.

Seguid nuestros consejos y depuraos! Podéis utilizar estas plantas u otras, hay una amplia variedad de productos naturales que nos ayudan a eliminar toxinas de nuestro organismo. En pastillas, en extracto o secas, cualquier forma es perfecta para poder tomarla y beneficiarnos de todas sus propiedades de una forma sana y natural. Probadlas, vuestro organismo os lo agradecerá!

Cart
  • No products in the cart.